Gran Canaria en 4 días

Descubriendo Gran Canaria en 4 días

Hola viajeros, como habéis visto tenemos varias entradas en este blog sobre ciudades y lugares de España, y es que nos parece que nuestro país es muy bonito y vale la pena recorrerlo. Es por eso que no nos podía faltar una entrada sobre uno de nuestros paraísos particulares, las Islas Canarias. En esta ocasión no nos daba tiempo a visitarlas todas así que decidimos ir a las dos principales, Tenerife y Gran Canaria. En esta entrada vamos a centrarnos en Gran Canaria pero te animamos a que leas también nuestro principio del viaje por Tenerife

Día 1

Llegamos al aeropuerto de Gran Canaria al mediodía y nos dirigimos al parking para recoger el coche que habíamos alquilado (67,74€ los 4 días).

A bordo de nuestro coche, dejamos las maletas en el maletero y cogimos rumbo a la capital (Las Palmas de Gran Canaria). Nos dirigimos en coche hasta las calles traseras de la Playa de las Canteras donde aparcamos.

 

NOTA: en toda la capital y en otras ciudades aparcar en la calle no es gratuito ya que se distribuye por zonas y hay que pagar por horas, no obstante, es más económico que aparcar en un parking.

Por fin nos encontrábamos en el paseo de la Playa de las Canteras, una de las playas urbanas más grandes del mundo. Las vistas son muy bonitas, hacia un lado te encuentras el Auditorio Alfredo Kraus y hacia el otro continua un gran paseo hasta una zona de casitas costeras. La playa se divide en varias zonas, una para hacer surf donde hay más viento y oleaje y una más tranquilas donde la gente va a pasar el día. La verdad es que el tiempo era estupendo y apetecía darse un baño pero antes decidimos comer en un restaurante llamado la Bikina situado en el mismo paseo con comidas procedentes de varios lugares del mundo, estaba delicioso. 

Gran Canaria

Después de comer y del baño en la playa, nos dirigimos a uno de los parque más famosos de la capital, el Parque Santa Catalina, donde se encuentran numerosas cafeterías, un museo y, cerca de allí, el acuario Poemas del Mar. La plaza era bastante agradable y nos apeteció pararnos a tomar un café.

Volvimos al coche para coger rumbo a la zona más comercial y con más ambiente de Las Palmas, aparcamos en una de las calles paralelas a León y Castillo (una calle muy transitada y con numerosos negocios) y fuimos caminando hasta la Calle Triana, la calle comercial más famosa de la ciudad. Siguiendo por esta calle llegas hasta el Teatro Galdós donde se concentra una parte de la actividad cultural de la isla y que es la entrada al Barrio de Vegueta, uno de los barrios más antiguos y con más encanto de la capital, famoso por ser una zona con mucho ambiente y tradición de tapas. En ese barrio siguiendo por sus calles empedradas te encuentras con la Catedral de Santa Ana, una iglesia del siglo XVI que une tres estilos: gótico, neoclásico y renacentista y fue la primera iglesia que se construyó en todas las islas. La entrada al interior cuesta 2,4€ y también por 1,5€ más puedes subir a la torre (con ascensor) y apreciar unas buenas vistas de la ciudad. Debes tener en cuenta que el horario solo es de 10:00 a 16:30h.

NOTA: si puedes aparcar por León y Castillo no puedes perderte ir a la pastelería Colomar y comerte uno de sus deliciosos croissant.

Gran Canaria
Catedral de Santa Ana

Como ya era la hora de cenar fuimos a una cafetería de hamburguesas llamado 200gr que está cerca de la zona de vegueta. Las hamburguesas bastante grandes y buenísimas. Para volver al coche y bajar la comida fuimos dando un paseo por el Paseo Marítimo que atraviesa la ciudad y disfrutando de unas bonitas vistas del mar.

Cuando llegamos al coche cogimos rumbo a nuestro alojamiento, en este caso escogimos una casa en las afueras de la ciudad muy coqueta y económica llamada La Casita de Las Palmas por 45€ la noche.

Día 2

Hoy aprovechamos la mañana para descubrir algunos lugares del norte de la isla. Empezamos yendo a un pueblo llamado Arucas conocido por lo que llaman la catedral de Arucas pero que en realidad solo es la Iglesia Matriz de San Juan Bautista. Es una gran construcción que data de 1909 y que impresiona por contrastar con el resto de arquitectura de las islas.

Después de ver esta ciudad, fuimos a otro punto importante de la isla, Teror, un pueblo famoso por albergar a la patrona de la isla, La Virgen del Pino, y por el famoso chorizo de Teror, sin duda tienes que probarlo. Es un sitio bastante agradable para dar un paseo aunque al ser pequeño lo ves rápido.

Volvimos al coche para seguir con nuestra ruta norte, ahora con rumbo a Tejeda que es la cumbre de la isla y que cuenta con uno de los paisajes y vistas más impresionantes de toda la isla, incluyendo el Roque Nublo que es el punto más alto.

Nos dispusimos a ir dirección sur y nos paramos en un pueblito llamado Agüimes conocido por tener numerosas esculturas. En la avenida de entrada al pueblo te encuentras con varias esculturas de niños jugando a juegos infantiles y en el pueblo en sí, recorriendo sus calles te encontrarás con otras esculturas como una pareja, un camello… Sin duda un lugar curioso. Aprovechamos para almorzar en este pintoresco pueblo en un restaurante llamado Villa Rosa y donde probamos las típicas papas arrugadas con mojo y el escaldón de gofio.

Desde aquí nos fuimos a otro alojamiento donde nos quedaríamos el resto de días situado en Arguineguín, una zona del sur de la isla, llamado Cornisa apartments (92€ las 2 noches). El alojamiento es un apartamento privado y estaba bastante bien (contaba con aparcamiento).

Después de dejar las maletas, nos pusimos el bikini y nos fuimos a descubrir una de las playas más famosas del sur la Playa de Anfi situada cerca del apartamento. Para poder llegar a la playa tienes que aparcar en la carretera e ir caminando. Al lado de la playa hay un bonito paseo con numerosos restaurantes y un club privado. Se trata de una playa de arena fina, sin apenas oleaje y que es el lugar perfecto para relajarte y pasar la tarde, que fue lo que hicimos.

Día 3

Empezamos el día yendo a Maspalomas para visitar un imprescindible de la isla, las Dunas de Maspalomas, una reserva natural protegida conocida por las dunas pero también con un palmeral y una laguna salobre, una mezcla de desierto y oasis. Aparcamos por la zona y caminamos por la laguna hasta llegar a las dunas, nos las recorrimos disfrutando del paisaje y luego nos dimos un chapuzón en la playa, que nos hacía falta. La playa de Maspalomas se distingue de otras en que el oleaje es más fuerte y es una playa natural, al contrario que otras como Anfi o Amadores que son artificiales.

Gran Canaria

CONSEJO: en las dunas suele hacer mucho calor (nosotras fuimos en octubre) y te recomendamos que a pesar de ser una playa no las recorras descalzo porque te puedes quemar la planta del pie, llévate algún zapato cómodo. 

Después, del momento de relax en la playa, comimos algo rápido por la zona y nos fuimos caminando hasta el faro de Maspalomas que es la entrada al paseo de Costa Meloneras, la zona donde se encuentran los hoteles de lujo de la isla y donde te da un poquito de envidia mientras caminas y vas viendo las piscinas infinitas o privadas.

Después del paseo, nos fuimos de  vuelta al coche y de ahí, como nos apetecía algo más de playa, nos dirigimos hacia Puerto Rico. En vez de ir por la autopista escogimos ir por la carretera secundaria ya que las vistas al mar y de la costa son muy bonitas. Ya en Puerto Rico, zona costera y con una gran cantidad de hoteles y apartamentos, nos fuimos a la playa. Hay un aparcamiento relativamente cerca y fue donde dejamos el coche. La playa es muy bonita y tranquila, sin apenas oleaje, un lugar perfecto para pasar el resto de la tarde.

Gran Canaria
Faro de Maspalomas

Día 4

Comienza nuestro último día en esta maravillosa isla y, como no puede ser de otra manera, lo empezamos conociendo otra de las playas más famosas, la Playa de Amadores. Tiene una zona bastante amplia de aparcamiento y un paseo alrededor. La playa de arena amarilla es similar a las otras en las que hemos estado, sin apenas oleaje, pero cuenta con varias atracciones en el mar para los más pequeños, ideal si viajas con niños.

Después de la mañana en la paya, nos dirigimos a Mogán, ciudad conocida por ser la pequeña Venecia canaria, llena de casas pintorescas y canales. Aprovechamos para recorrernos el lugar y almorzar una paella en un restaurante llamado Capuchino 501. La verdad es que es bastante agradable pasear y pasar unas horas en esta ciudad, la cual también cuenta con una playa, que, como no, visitamos.

Gran Canaria

La playa de Mogán quizá es menos turística ya que a simple vista había más gente local que en otras. Sin embargo, cuenta con una gran cantidad de actividades acuáticas que hacer y, nos pasó algo bastante extraño, de repente, no sé cómo, nos animamos y nos subimos a una lancha llamada radikal que da giros en alta mar y que sirve para empaparte toda, una experiencia inolvidable.

Empapadas, nos cambiamos rápido y volvimos al coche ya que teníamos que poner rumbo al aeropuerto. Nuestra escapada a las islas había acabado, una escapada llena de playa, pero también de cultura, naturaleza y diversión.

Y, como siempre les decimos, vivan su vida viajando, viajen para vivir.

 

Si tienes tiempo y quieres seguir conociendo las islas canarias, la siguiente parada podría ser la fantástica isla de Fuerteventura.  Descubre como organizar tu visita a la isla de las dunas en este post de pinfanitaporelmundo y disfruta del viaje.

Entrada relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro blogÚnete a nuestra comunidad de viajeros y recibe información sobre nuestro contenido