Oporto en 2 días

Descubriendo Oporto y Aveiro

Hola viajeros, decidimos aprovechar un finde e ir a visitar el país vecino, en este caso la encantadora ciudad de Oporto. No sabemos por qué, si por el ambiente, su gente, la comida o sus monumentos, pero la ciudad nos enamoró.  

Día 1

Llegamos a Oporto la noche anterior (fuimos con Air Europa por 59,4€ ida y vuelta por persona) y nos dirigimos al alojamiento para empezar con fuerza este día. Nos alojamos en unos apartamentos llamados Charm Gardens Alameda (117€ habitación doble por 3 noches), muy céntrico y con una decoración muy vintage. 

Al despertarnos, nos dirigimos hacia la Avenida dos Aliados,  uno de los puntos más importantes de Oporto donde destacan sus edificios art noveau ya que se alejan bastante de la arquitectura de la ciudad. Allí, aprovechamos para desayunar en un bar tradicional las típicas natas, una delicia. Depués de recorrernos la avenida junto con la Plaza Liberdade, nos fuimos hasta la Iglesia y su Torre de los Clérigos, de estilo barroco, donde aprovechamos para entrar y subir al mirador para apreciar unas bonitas vistas de la ciudad. El precio de la entrada es de 6€ y si no tienes problema en subir sus más de 200 escalones, vale la pena. 

Oporto

NOTA: justo enfrente de la iglesia se encuentra la Librería Lello conocida por ser la librería que sirvió de inspiración para las películas de Harry Potter. Es una librería de 1906 con una icónica escalera carmesí y un techo espectacular. El precio de la entrada es de 5€ pero debido a la gran cola que había para entrar, tuvimos que dejar la visita para otra ocasión. Si compras algo dentro te descuentan el dinero de la entrada.  Si lo deseas puedes adquirir tu entrada en su página web

Cerca de la librería nos encontramos con Iglesia do Carmo (Iglesia del Carmen) famosa por el gran mural de azulejos azules que tiene en un lateral de su fachada. Desde aquí nos dirigimos hacia Los Jardines del Palacio de Cristal, un espacio verde que cuenta  con jardines de diferentes ambientes, un recinto para la celebración de eventos y unas vistas espectaculares del río con la ciudad de fondo. Nos encantó la tranquilidad que se respiraba en este parque, es un lugar ideal para descansar un rato y admirar el entorno.  

oporto

 Allí mismo aprovechamos para subirnos en los míticos tranvías, cogimos la línea  22 que nos dejó en la Plaza de Batalha donde está el Teatro Nacional Sao Joao. Desde esta plaza fuimos caminando hasta la Iglesia de San Idelfonso, otra iglesia de estilo barroco con la fachada cubierta de azulejos azules. Continuamos hasta la Rua Santa Catarina, la calle más importante de Oporto, e hicimos una parada obligatoria en el Café Majestic, un café de 1921 que conserva el estilo de aquella época y que es el más famoso y elegante de la ciudad. 

Siguiendo por la misma calle te necuentra el Mercado de Bolhao que es de estilo neoclásico y la Capilla de las Almas con su fachada de azulejos. Seguimos subiendo la calle y nos salimos un poco del centro para ir a comer algo. Comer en Oporto es muy barato pero siempre y cuando no sea en el centro donde los precios son muy similares a cualquier ciudad europea. Nosotras decidimos comer en un bar (Café Pereira) enfrente del Jardín del Marqués que servía un menú de plato combinado, postre y bebida por 4€, muuy económico. 

Después del almuerzo, regresamos al centro y nos comimos el postre en Natas D´ouro, las mejores natas que probamos.  Continuamos nuestro recorrido hacia la Estación  de Sao Bento, una estación preciosa famosa por sus paredes cubiertas por más de 20.000 azulejos azules portugueses donde cuentan la historia de Portugal.

oporto

Continuamos por una de las calles más importantes y pintorescas de la ciudad, la Rua las Flores,  hasta llegar a la Plaza do Infante d. Henrique donde se encuentra el Palacio de las artes, el Mercado Ferreira Borges (mercado culinario), el Palacio de la Bolsa y la Iglesia de San Francisco.  Esta iglesia de interior barroco está declarada Patrimonio de la Humanidad y la entrada es de 3,50€. 

Nos dirigimos hacia la zona más fotografiada de Oporto, la Ribeira, famosa por ser la orilla del río Duero y por sus vistas del Puente Luis I. Cogimos la Calle Cais da Estiva, que es la paralela al río y te ofrece una vistas inmejorables, hasta llegar a la Plaza la Ribeira, una plaza histórica con muchos cafés y donde se concentra el ambiente de la zona. 

Aprovechamos que era temprano para hacernos un tour en barco por el río, el precio era de 15€ por persona y te incluía la entrada a una de las bodega de vino típicas de la ciudad, Bodegas Cruz, una visita guiada a las bodegas Pocas y la entrada al Museo de la Demarcación Real . Mientras hacíamos tiempo para coger el barco callejeamos por los alrededores.

oporto

El paseo en barco nos llevó por el río y nos descubrió lugares que a pie no nos hubiese dado tiempo de ver, ya que fuimos hasta la zona de Freixo con su playa fluvial Areinho y hacia el otro lado, nos permitió observar el mirador de los jardines del Palacio de Cristal, unos jardines del siglo XIX con una gran variedad de fuentes y unas vistas del río espectaculares. Así que vale totalmente la pena. 

NOTA: nosotras no pudimos ir a los jardines del Palacio de Cristal pero si tienes tiempo te animamos a visitarlo ya que sus vistas son muy bonitas. 

Justo al lado del Puente Luis I está el funicular Dos Guindais (2,5€  persona/ida) que te lleva hasta la Iglesia de Santa Clara, cerca de Batalha. Esta fue nuestra forma de volver a la zona alta de Oporto. No lo hemos comentado pero esta ciudad es en pendiente así que te aconsejamos que lleves zapatos cómodos. 

Con hambre nos dirigimos a la Plaza dos Poveiros a probar un plato típico  llamado francesinha, una especie de sandwich de carne con queso, huevo y una salsa especial. Decidimos probarla en un bar llamado Santa Francesinha y el nombre lo dice todo, estaba riquísimo. 

Día 2

Comenzamos el día dirigiéndonos a la Estación de Sao Bento para coger el tren hacia una de las ciudades con más encanto cercanas a Oporto, Aveiro. Cogimos el Comboio urbano por 3,55€ que se compra en la misma estación y en una hora y poco nos encontrábamos allí.

Consejo: si buscas en internet aparecen muchos trenes para ir hasta Aveiro con un precio más elevado, por eso en este caso te aconsejamos que lo compres directamente en las máquinas de la estación, esta línea tiene bastante frecuencia de trayectos.

Llegamos a la estación de Aveiro y cogimos por la Avenida Dr. LourenÇo Peixinho hasta llegar al centro de la ciudad que se concentra alrededor de los canales. Aveiro es conocida por ser la Venecia portuguesa y no podemos estar más de acuerdo. Te encuentras con canales con casas pintorescas de estilo modernista a los lados y unas barcas, similares a las góndolas pero más grandes llamados Moliceiros. 

Aveiro

Como no, decidimos subirnos en un moliceiro para que nos diera un paseo por los canales, el precio era de 13€ por persona y el nuestro tenía guía en español. A bordo de esta barca descubrimos todo el encanto de la ciudad, aparte de ser una experiencia muy recomendable por la propia originalidad de la embarcación. 

Al bajarnos fuimos, como nos quedaba tiempo hasta la hora de almorzar, nos perdimos por sus calles hasta llegar al Puente LaÇos de Amizade conocido por tener muchas cintas de colores que la gente deja ahí para prometerse amor eterno, para estrechar lazos o simplemente por dejarla, es como el puente de los candados en París. Y nosotras no íbamos a hacer menos, compramos unas cintas en un quiosco que estaba justo al lado y colocamos nuestras cintas con la promesa de volver. 

Ya había llegado el momento de almorzar y comimos en un restaurante al lado de la ría y justo enfrente del centro comercial Forum Aveiro con un menú típico portugués de entrante (sopa), segundo (bacalao), postre y bebida por 5€, ganga. 

Después de comer por este fantástico precio volvimos a la estación para regresar a Oporto. 

Ya en la Estación de Sao Bento, nos dirigimos  a la parte alta del Puente Luis I símbolo de la ciudad de Oporto y con un diseño similar a la base de la Torre Eiffel de París, para admirar unas vistas diferentes y poder llegar a la zona alta de Vila Nova de Gaia donde se encuentra el Monasterio de la Sierra del Pilar con su mirador, el Jardim Do Morro y el famoso Teleférico de Gaia. Nos decidimos a bajar con el teleférico que nos costo 6€ sólo ida y nos incluyó una copa de vino en la Bodegas Quevedo y otra en las Bodegas Pocas. Tenemos que decir que las vistas desde el teleférico son impresionantes y que nos encanto la experiencia.

Esta ciudad es famosa por su vino, el vino de Oporto, y es por ello que las bodegas se han convertido en un atractivo turístico ofreciendo visitas guiadas con degustaciones incluidas y que son una parada obligatoria. Por eso, una vez abajo, nos dirigimos hacia las Bodegas Pocas para aprovechar la visita guiada que teníamos. Esta bodega está en la zona alta así que nos costo algo llegar, pero después de vivir la experiencia y probar sus magníficos  vinos  creemos que vale la pena. Para seguir probando el vino de Oporto,  bajamos otra vez a la orilla del río donde descubrimos unas vistas de la ciudad muy bonitas caminando a lo largo de toda la Avenida de Diogo Leite ,  donde hay numerosos restaurantes y algunas de las bodegas más famosas de Oporto, incluida las Bodegas Cruz y Quevedo que fueron nuestras siguientes paradas.  

CONSEJO: te aconsejamos que si quieres visitar una bodega busques información sobre ellas puesto que ofrecen diferentes tipos de visita y algunas son gratuitas. Además debes tener en cuenta que Vila Nova de Gaia es en subida y algunas bodegas se encuentran en la parte alta pudiendo  coger el funicular para llegar a ellas. 

Aprovechamos para ver un precioso atardecer desde este lado del río, algo muy recomendable, y cenamos algo por la zona. Después de la cena volvimos a coger el funicular que te dejaba en Batalha para ver la Catedral de Oporto acabando así nuestra escapada. 

NOTA: no hemos comentado como llegamos al centro de Oporto desde el aeropuerto y tenemos que decir que es algo bastante fácil y barato. Enfrente de la terminal de llegadas  del aeropuerto te encuentras con una parada de metro que te conecta directamente con el centro en poco más de media hora y por 1,85€. Tienes que coger la línea E y comprar el billete de la Z4. Nosotras nos bajamos en Trindade pero tiene paradas en varios puntos del centro.  

Y, como siempre les decimos, vivan su vida viajando, viajen para vivir.

Si quieres conocer más consejos sobre Oporto haz clic aquí.  Y si además quieres seguir descubriendo Portugal, la siguiente parada podría ser Lisboa, así que no te pierda el post de losviajesdebarbara sobre  que ver en la capital lusa

Entrada relacionada

4 comentarios en “Oporto en 2 días”

  1. Pingback: Consejos para visitar Oporto - Viaja para vivir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestro blogÚnete a nuestra comunidad de viajeros y recibe información sobre nuestro contenido